lunes, 9 de enero de 2017

Un barranco canalizado y las paredes caidas.

 
En el riachulo el Paso, han echo unas paredes, para canalizar el barranco, para que no llegase al campamento, que se encuentra, justamente en el riachuelo, no se como se les ocurrió hacer unas paredes, sin haber echo unos cimientos, al menos un metro de profundidad y rellenado de cemento y piedras, como puede haber empresas que hagan trabajos hacia, y personal de medio ambiente reciban obras así, estas paredes no se han desarmado porque esta revestida con una maya de hierro, pero chapuza mas  grande que esto no e visto.



Como se puede apreciar en estas tres fotos el mal estado de las paredes, cuanto dinero costo el proyecto y mas la obra, para ahora verla así.





 
 Ustedes creen que se puede hacer unas paredes para  un caudal de un barranco, de esta forma sin un cimiento, en condiciones, suerte que están las piedras amarradas con una maya, si no las pierdas estarían en el caudal del barranco, aria un tranque y peligraría el campamento que allí esta.
 

 
 Si miramos el cimiento de la pared vemos que la pared esta en el aire, todo un peligro, pero si esto lo lleva medio ambiente, como que ocurren estos trabajos, no es de extrañar que viendo lo que hay no será extraño que el deposito de agua se salga como un sesto, si los trabajos los realizo la misma empresa, como serán los trabajos que no están a la vista, que están mas escondidos.
Viendo este trabajo a medio ambiente se le debe de inspeccionar todo y cada uno de los trabajos, y las empresas privadas quitarlas de los trabajos de medio ambiento, visto lo visto, y investigarlo al medio ambiente, y que técnico se atrevió de recibir una obra así, y que vigilancia hubo, todo esto es muy extraño.
Y por si fuera poco hasta las tablas que las gente llevan para poder llenar el agua, se las quitan, y se las esconde miren que pared mas chapuza, al menos les sirve de cueva para esconder las tablas.
Reportero René Rodríguez (artículo de opinión)    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada